30 de septiembre de 2015

Bajan las ventas de aceite y se mantiene la incertidumbre sobre la campaña aceitera 2015/16

Los oleicultores se preparan para afrontar la recolección desde finales de octubre y se mantiene la incertidumbre sobre las cifras de producción, aunque más consenso hay en la firmeza de los precios -salvo tensiones especulativas- y en que se mantendrá la caída de la demanda por la escasez del aceite y su encarecimiento. Según algunos expertos, todo apunta a una cosecha “media” en producción, tras un ejercicio marcado por un verano muy seco y con temperaturas récord que han dejado muchas aceitunas en mal estado. Cuando se cierre la campaña actual de comercialización, el enlace de campaña se situará en torno a las 140-150.000 t, una cifra escasa para abastecer a un mercado con salidas mensuales de 114.000 t hasta que lleguen los nuevos aceites de la temporada 2015-2016. En cualquier caso, será la climatología de las próximas semanas la que marcará la producción de aceite, más aún dada la irregularidad del fruto en el árbol, afectado por la sequía de manera desigual. Durante septiembre y octubre es cuando mayor cantidad de aceite se forma en el fruto, por lo que esta época será determinante, según los olivareros. Respecto a los precios, los precios medios en origen de los aceites vegetales continúan con los descensos de las últimas semanas, aunque el mercado está muy parado a la espera de que llegue información más clara sobre las disponibilidades en la nueva campaña 2015-2016, que ya está “a la vuelta de la esquina”. Los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), del 14 al 20 de este mes, destacan los retrocesos medios en las principales categorías del aceite de oliva, incluido el girasol refinado (–0,85% semanal y 87,75 euros/100 kg). El aceite de orujo crudo mantiene su tendencia alcista, al remontar un 0,38% hasta 131,76 euros/100 kg. En cualquier caso todos los países productores del Mediterráneo acumulan fuertes alzas interanuales en el último año, que marca España, donde también han repuntado entre el 30 y el 55%, según algunas fuentes. Este encarecimiento pasa factura a las ventas. Las ventas de aceite de oliva acumuladas en lo que va de campaña —de octubre de 2014 a agosto de 2015, y a falta de un mes para que finalice— eran de 322,92 millones de litros, según Anierac, es de decir, 20 millones menos. Los hogares compran menos aceite, como también constata el Panel de consumo más reciente y, de hecho, las ventas han retrocedido el 12,6% en el último año móvil (TAM) a 31 de julio.