22 de enero de 2014

El aceite de oliva ayuda a combatir los problemas circulatorios

Un grupo de investigadores españoles, liderados por especialistas de la Universidad de Navarra, han llevado a cabo un ensayo clínico que constata que el consumo de aceite de oliva reduce “fuertemente” el riesgo de padecer problemas circulatorios en las extremidades. Los resultados, publicados en el JAMA (Journal of the American Medical Association), confirman que una nutrición basada en la dieta mediterránea y un consumo provisión de aceite de oliva extra-virgen obtuvo una reducción relativa de riesgo del 66% de enfermedad arteriosclerótica periférica sintomática. El ensayo se realizó durante más de cuatro años en 2.539 participantes (asignados a aceite de oliva extravirgen), a quienes se comparó con un grupo control de 2.444 que recibieron indicaciones para seguir una dieta baja en grasas, ha explicado en un comunicado el centro académico. Paralelamente, otro grupo de 2.452 participantes también recibió educación en dieta mediterránea pero tomaban frutos secos en vez de aceite de oliva extravirgen. En este caso, también se experimentó una reducción significativa del riesgo del 50% en comparación con el grupo control. La arteriopatía periférica, también conocida como enfermedad vascular periférica, ocurre cuando hay un estrechamiento u obstrucción en las arterias de los miembros superiores o inferiores, aunque son más frecuentes en estos últimos. Más del 5% de la población mayor de 50 años sufre esta enfermedad y son los fumadores, los diabéticos y quienes tienen elevada presión arterial o colesterol los más propensos a padecerla. El ensayo PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), dependiente de CIBEROBN (Instituto de Salud Carlos III), es el mayor ensayo clínico dirigido a analizar los efectos de la dieta mediterránea sobre las complicaciones de la arteriosclerosis. Este ensayo, liderado por Miguel Ruiz-Canela y Miguel Martínez-González, profesores de la Universidad de Navarra, incluyó a 7.447 hombres y mujeres españoles de 55 a 80 años de alto riesgo de enfermedad vascular arteriosclerótica, quienes fueron asignados al azar a las tres dietas citadas.