13 de marzo de 2019

Los impresionantes beneficios para la salud del aceite de oliva virgen extra

Aceite de oliva virgen. Salud

En los últimos años, una investigación científica ha confirmado que el consumo de aceite de oliva virgen extra está relacionado con incontables beneficios para la salud, desde el cerebro hasta el corazón.

La afirmación de que el aceite no es sano porque es una grasa es un mito. "No todas las grasas son iguales", afirma Molly Cleary, una nutricionista titulada que ejerce en Nueva York. Según ella, el aceite de oliva se incluye en el grupo de grasas monoinsaturadas, conocidas como "grasas buenas". En lugar de taponar las arterias, este tipo de grasas ofrecen diversos beneficios al organismo; por ejemplo, aportan nutrientes esenciales para las células y equilibran los niveles de colesterol.

Sin embargo, los beneficios para la salud del aceite de oliva virgen extra son muchos más. De hecho, dichos beneficios se extienden a casi todos los órganos del cuerpo.

Para el corazón

Según un reciente estudio de la FDA, es probable que el ácido oleico del aceite de oliva virgen extra pueda reducir el riesgo de sufrir enfermedades coronarias. De hecho, muchos de los componentes del aceite de oliva virgen extra poseen propiedades que pueden ayudar a reducir la presión sanguínea, prevenir la ateroesclerosis y protegernos de infartos de miocardio.

El aceite de oliva virgen extra es "importante para nuestro corazón y para controlar los niveles de colesterol en sangre, en especial el de las LDL", comenta Anna Cane, científica y directora de Asuntos públicos de Bertolli. El colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL), conocido también como el "colesterol malo", es el tipo de lípido que se relaciona con un mayor riesgo de sufrir complicaciones cardiovasculares, como infartos de miocardio. En un reciente estudio, los participantes lograron reducir sus niveles de colesterol LDL mediante suplementos de aceite de oliva virgen extra. 

Para el cerebro

Estudios recientes sugieren que las grasas monoinsaturadas también pueden ayudar a reducir el riesgo de depresión, ya que se ha demostrado que existe una relación entre la buena nutrición y una mejor salud mental.

También es probable que el aceite de oliva virgen extra se pueda relacionar con el Alzheimer. La investigación demuestra que el oleocantal, uno de los principales antioxidantes que se encuentran en el aceite de oliva virgen extra, puede ayudar a eliminar las placas beta-amiloides, que se asocian con el avance de la enfermedad.

No obstante, los consumidores deben ser precavidos. No todas las botellas de aceite de oliva contienen la misma cantidad de antioxidantes. En particular, los niveles de este nutriente disminuyen en aceites de oliva de menor calidad, así como en aceites que se han puesto rancios con el tiempo. Solo el aceite de oliva virgen extra de alta calidad y prensado recientemente ofrecerá todos los beneficios para la salud de cuerpo y cerebro.

Otro de los beneficios del aceite de oliva en el cerebro puede estar relacionado con la estrecha relación detectada entre una dieta rica en aceite de oliva y un menor riesgo de ictus. Un nuevo estudio publicado por Academia Americana de Neurología sugiere, incluso, que el consumo regular de aceite de oliva puede ser un método "asequible y sencillo" de evitar este accidente tan frecuente y devastador.

Para el metabolismo

"El aceite de oliva virgen extra puede ayudar a reducir los niveles de obesidad, ya que su consumo nos hace sentirnos saciados durante más tiempo", afirma Cane. Esto no debería sorprender a nadie, puesto que el aceite de oliva es una de las bases de la dieta mediterránea, un patrón alimentario que ha demostrado ser uno de los mejores para perder peso y mantener un peso saludable. 

Los beneficios metabólicos del aceite de oliva virgen extra son especialmente intensos en quienes se encuentran en riesgo de padecer diabetes de tipo 2. Los estudios han demostrado que la adición de aceite de oliva virgen extra a la dieta puede resultar vital para prevenir y controlar esta enfermedad.

Para el resto

En este punto, ya no se sorprenderá si descubre que el aceite de oliva virgen extra tiene un importante efecto en el proceso de envejecimiento. Sus antioxidantes protegen el organismo frente a los radicales libres, que aceleran el proceso de envejecimiento, y los estudios indican que los polifenoles y las grasas monoinsaturadas que lo componen pueden ralentizar el desarrollo de la artritis reumatoide y la pérdida de masa ósea, que suelen producirse en personas de edad avanzada.

Las investigaciones demuestran que el consumo de aceite de oliva virgen extra puede ayudar a reducir el riesgo de padecer cáncer. Un estudio reciente de la Universitat Autònoma de Barcelona sugiere que el consumo de aceite de oliva virgen está relacionado con una reducción de la tasa de cáncer de mama, mientras que un estudio llevado a cabo por la Universidad de Bari ha demostrado beneficios para el epitelio intestinal al reducir su inflamación y proteger el organismo contra el desarrollo de cáncer de intestino. 

Si el sabor no basta para convencerlo de incluir el aceite de oliva virgen extra en la base de su dieta, esperamos que decida hacerlo tras descubrir estos beneficios que tiene para la salud. El uso de aceite de oliva virgen extra no solo realzará el sabor de sus platos, sino que su organismo agradecerá la dosis adicional de antioxidantes y las sustancias que permiten luchar contra diversas enfermedades.

Bertolli. Aceite de oliva. Salud