Deoleo. Vocación internacional orientada a la calidad.

Vocación internacional orientada a la calidad

Beneficios

Es la principal fuente de grasa de la dieta de los países de la cuenca mediterránea. Podríamos definir al aceite de oliva como el zumo oleoso procedente de las aceitunas. Alrededor de un tercio de la pulpa de la aceituna es aceite, y por esta razón el aceite de oliva puede extraerse fácilmente por presión de las aceitunas maduras.

La composición del aceite de oliva varía en función de múltiples factores tales como la variedad de aceituna, la exposición solar, la localización geográfica, las características del olivar, la forma de extracción y la conservación del aceite, etc. En general, pueden distinguirse dos fracciones en la composición del aceite de oliva:

  • • FRACCIÓN GRASA: Las grasas en general están formadas en su mayor parte por triglicéridos y los triglicéridos a su vez están formados por ácidos grasos que son los “ladrillos” que constituyen el “edificio” de las grasas. Las propiedades saludables o no de las grasas dependen de la composición de los ácidos grasos. En el caso del aceite de oliva, la fracción grasa constituye el 97-99% del total. El ácido oleico (el principal representante de la grasa monoinsaturada) es el ácido graso mayoritario de los aceites de oliva y representa por término medio el 79% del total de ácidos grasos aunque puede variar entre 57-82%.
  • • COMPUESTOS MINORITARIOS:: constituye tan solo el 1-3% del aceite y contiene un gran número de compuestos. Esta fracción es, en parte, la responsable de la estabilidad de los aceites y las características de sabor y olor excepcionales de estos aceites. Los componentes minoritarios de los aceites vegetales se reducen mayoritariamente durante los procesos de refinación. Es por ello que el aceite de oliva virgen, al ser obtenido únicamente mediante los procesos de lavado, prensado, centrifugación y filtración, conserva todos sus componentes minoritarios, muchos de ellos con actividad antioxidante.

Los efectos beneficiosos del aceite de oliva en la salud son están directamente relacionados con su composición.

Nutrición

Nutricion
Esta bien establecido que el consumo de aceite de oliva puede ser beneficioso en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. El consumo excesivo de alimentos ricos en ácidos grasos saturados (o grasa saturada) como la mantequilla, la manteca de cerdo, los derivados lácteos ricos en grasa como la nata, los quesos curados etc, incrementan el colesterol de la sangre y el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular (infarto de miocardio, accidente vascular cerebral etc). Distintos estudios científicos han puesto de manifiesto que el consumo de aceite de oliva (principalmente por el ácido oleico), en sustitución de los ácidos grasos saturados de la dieta, ayuda a mantener los niveles normales de colesterol en sangre. Por otra parte, recientemente se ha demostrado que los compuestos minoritarios del aceite de oliva, particularmente los llamados polifenoles (que abundan en el aceite de oliva extra virgen), poseen unas propiedades antioxidantes protegen a los lípidos de la sangre del daño oxidativo. Este efecto protector de los antioxidantes del aceite de oliva extra virgen, sumado a la reducción de los factores de riesgo que produce el ácido oleico cuando sustituye a la grasa saturada, contribuyen a reducir el riesgo cardiovascular y cuidar el corazón y las arterias.