• En crudo

    Cuando los aceites vírgenes y vírgenes extra, toman mayor relevancia se convierte en protagonistas. Cuando aliñamos una ensalada, realizamos una salsa o tomamos pan, el aceite realza el sabor del alimento dándole un toque especial que se disfruta en el paladar.

  • Condimento

    Como condimento tiene un papel muy importante en técnicas como el macerado o el marinado. Esencial en adobados y escabechados que permiten no solo una mayor conservación sino conseguir platos más sabrosos.

  • Conservante

    Tiene una función conservadora muy activa, da un sabor especial a los alimentos que en él se conservan. Por ejemplo, las conservas de pescado en aceite de oliva dotan al pescado de una excelente calidad. También puede ser soporte de especias que utilizamos para enriquecer la cocina.

  • Freir

    Para freír, es importante utilizar un aceite estable a las altas temperaturas habituales de las frituras.

  • Guisar

    Cuando se realizan guisos el sabor del aceite de oliva se mezcla con los sabores del resto de ingredientes ensalzándolos y transformándolos. El sabor de un guiso depende de la calidad de sus ingredientes y el aceite es un ingrediente muy importante en este resultado.

  • Repostería

    En repostería es muy importante la utilización que se realice del aceite, sobretodo en repostería frita y en bizcochos que es donde más se saborea. Hay que utilizar aceites suaves para que el resultado final sea suave y dulce.