19 de julio de 2019

Algo para celebrar: El Día Mundial del Olivo

El Consejo de la UNESCO aprueba la propuesta de designar el 26 de noviembre como Día del Olivo sobre la base de la historia, la sostenibilidad y sus contribuciones a la cocina y la cultura.



El olivo, símbolo milenario de paz y referente moderno de la armonía entre la actividad humana y la naturaleza, ha sido reconocido por el Consejo Ejecutivo de la UNESCO mediante la designación del Día Mundial del Olivo, el 26 de Noviembre de cada año.

En Deoleo, fabricante y distribuidor de marcas de aceite de oliva tan reconocidas como Bertolli, Carbonelly Carapelli, acogemos con orgullo y alegría la decisión de conceder un día de celebración al Olivo, árbol que ha sido testigo de la historia misma.

La propuesta de la junta ejecutiva de la agencia de la ONU, basada en una petición de los gobiernos de Líbano y Túnez, aprobó la resolución durante su 206ª reunión, celebrada en París.

Sahar Baassiri, embajador del Líbano ante la UNESCO y uno de los impulsores de esta petición, recordó a los delegados el significado histórico, mitológico y simbólico de este árbol, que crece de forma natural y se cultiva intensamente en toda la cuenca mediterránea, así como en otros rincones del mundo. Así mismo, con esta celebración anual se busca “proteger y preservar el valor de esta antigua planta” declaró la junta.

“Una corona de ramas de olivo está blasonada no sólo en la bandera de las Naciones Unidas, sino también en las banderas de otras organizaciones y estados», escribieron los miembros de la junta en notas públicas. “Hoy en día, el olivo se cultiva en seis continentes y contribuye al desarrollo económico y social sostenible de muchos países y a la conservación de los recursos naturales» añadieron.

Además, se señaló que el árbol de Olivo es un motivo artístico común, que ha inspirado a poetas, escritores y artistas. El árbol se cultiva en todo el Mediterráneo desde hace 6. 000 años y actualmente se cultiva en 56 países, “con un crecimiento anual del uno por ciento en la superficie agrícola mundial dedicada a este cultivo», según un informe publicado en el Olive Oil Times, una publicación del sector.

En dicha publicación, también señala el impacto del árbol en el desarrollo económico y social sostenible, así como los valores nutricionales y sanitarios del fruto del olivo. Además se destaca el papel que desempeña el árbol en la protección del medio ambiente: previene la desertificación, protege contra la erosión y tiene el potencial de aumentar la fijación del dióxido de carbono atmosférico en el suelo.

Son estas y más razones por las que el Día Mundial del Olivo es motivo de celebración en el mundo.