28 de septiembre de 2016

El aceite de oliva se produce ya en 56 países de los cinco continentes

El aceite de oliva ya se produce en 56 países de los cinco continentes. Así lo revela el último informe elaborado por GEA Iberia, según el cual, son nueve los que se incorporan a los 47 contabilizados en el anterior estudio, entre ellos El Salvador, Etiopía, Kuwait, Uzbequistán, Azerbaiyán o Macedonia. Según el coordinador y director de este estudio, el vicepresidente ejecutivo de la firma y también investigador, Juan Vilar, las razones del aumento de países que elaboran este producto son muy diversas. “La disgregación geopolítica de determinadas naciones, el cambio climático o la simple adaptación y expansión del cultivo del olivo a otras latitudes son algunas de esas razones”, asegura el vicepresidente ejecutivo de GEA. También añade que se trata de datos preliminares de un estudio de mayor dimensión y profundidad que verá la luz el próximo año. Este aumento de países productores contribuye a incrementar las perspectivas de demanda mediante constantes oportunidades de expansión del consumo por familiaridad, asegura Vilar, y recuerda que países como El Salvador o Yemen ya cuentan con días concretos del año destinados a la celebración de la jornada del olivo, o el aceite, un hecho que ratifica su arraigo cultural. Del informe también se desprende que el número total de hectáreas plantadas asciende a 11.316.000, lo que ha supuesto un incremento de casi el 15% durante los últimos 15 años. Por continentes, la mayoría de la superficie de olivar se encuentra en Europa (60%), seguida por África (27 %), Asia (10 %), América (2 %) y Oceanía (menos de 1%). En cuanto a expansión, los mayores crecimientos relativos se han producido en América (más del 46%, principalmente por el crecimiento de Chile y Argentina) y Oceanía (casi 29%, por la aportación australiana). El estudio se ha realizado a partir de la base de datos con la que cuenta el Grupo GEA, actualizada por instituciones localizadas en cada uno de los países productores de origen y complementado por datos procedentes de fuentes como el Consejo Oleícola Internacional o la propia FAO. “Con todos estos datos estamos elaborando el nuevo inventario mundial sobre los distintos países productores de aceite de oliva, con su consiguiente extensión destinada al citado cultivo”, apunta Vilar Hernández.