24 de septiembre de 2013

España promueve en Brasil su aceite de oliva

Brasil es uno de los mercados emergentes con más potencial para el crecimiento del aceite de oliva. Es el séptimo mayor importador mundial de este producto y, en el último trimestre de 2012, las importaciones de aceite de oliva crecieron un 23%. Es también uno de los mercados objetivo para Deoleo, con una subida de las ventas del 25% en lo que va de año. Consciente de la importancia de este mercado, la Oficina Comercial de España en Sao Paulo organizó este mes de septiembre, en colaboración con la Fundación para el Fomento de la Salud, unas jornadas para fomentar el consumo de aceite de oliva como producto saludable y, en particular, el aceite de oliva español. España promueve en Brasil su aceite de oliva como un gran aliado para la reducción de enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la depresión y diferentes tipos de cánceres, como el de mama, próstata y colon. “El aceite de oliva puede llegar a reducir el 30% las enfermedades cardiovasculares”, explicó la directora de la Fundación para el Fomento de la Salud (Fufosa), Joima Panisello, durante una conferencia celebrada en Sao Paulo en la que se destacaron los “efectos saludables” de este alimento. Durante la charla la doctora reflejó los resultados de un estudio realizado en España. El informe apunta a que las personas que basaron su dieta en aceite de oliva durante tres meses redujeron su tasa de colesterol, azúcar e hipertensión. Para la especialista española, esos datos ponen de manifiesto la importancia de percibir el aceite de oliva como un componente capaz de ofrecer “beneficios para la salud” y que puede contribuir a reducir en Brasil muchas de las muertes causadas por enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes.