28 de agosto de 2018

Ajoaceite o ajo aceite. El salmorejo blanco

El ajoblanco es una de las sopas frías más emblemáticas de Andalucía y por extensión, uno de los grandes tesoros gastronómicos de España.

Las raíces de esta preparación se pierden en la historia de la humanidad. Existe una escritura cuneiforme en lengua acadia datada en 1.600 a.C. Se trata de un sencillo recetario mesopotámico en el que se describe una papilla a base de harina de trigo, vinagre y sal.

Ingredientes del ajo blanco

  • 100 g de almendras marconas crudas.
  • 3 dientes de ajo “blanco”, ¡no va a ser negro!
  • 150 g miga de pan duro (candeal).
  • 75 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 litro de agua fría.
  • 25 ml de vinagre de vino blanco
  • Sal al gusto

  • Guarnición:
  • Manzana verde.
  • Melón.
  • Jamón Serrano.
  • Uvas moscatel peladas.
  • Picatostes.
  • Pepino.

  • Elaboración del ajo blanco

    Lo ideal es utilizar un pan de candeal o en su defecto un pan prieto, de masa madre. Para un resultado óptimo debemos dejar que la hogaza esté dura, así que tendremos que comprarlo con tiempo y trocearlo para asegurarnos el éxito de la receta. Una media hora antes de comenzar a elaborar la sopa debemos poner los trozos del mendrugo en agua para que se vayan hidratándose.

    La receta tradicional exige un mortero de majado, pero es cierto que en la mayoría de las casas ya no se dispone de ello, pues son muy grandes y aparatosos. Si tenéis la suerte de contar con él hacedlo, el resultado es místico y muy superior. Primero machacamos las almendras, los ajos, el pan y la sal. Obteniendo una masa a la que después vamos incorporando el aceite en hilo y posteriormente el resto de ingredientes.

    Si no disponéis de este utensilio, recurrid a un robot de cocina. Tan simple como meter todos los ingredientes y triturar hasta obtener una sopa cremosa. Comprobad el punto de sal. Es posible que al mezclar los ingredientes la sopa coja algo de temperatura, así que lo aconsejable es meter en la nevera unos 30 minutos. Posteriormente servimos con buenos acompañamientos.