Español

30 Septiembre 2021

6 minutos de lectura

Deoleo confía en Sensolive_Oil para definir el compromiso del sector con la calidad

La compañía líder mundial de aceite de oliva participa en la puesta en marcha de programas piloto que podrían validar nuevas tecnologías como métodos de autocontrol frente al tradicional panel test

Deoleo ha puesto de manifiesto su compromiso con el equipo de trabajo de SENSEOLIVE_OIL, un grupo operativo que da continuidad al esfuerzo de años para transferir al sector la implementación de nuevas tecnologías complementarias al panel test, a la hora de clasificar comercialmente los aceites de oliva vírgenes.

El organismo ha puesto en marcha un proyecto bajo su mismo nombre, que ofrece a las empresas de la industria, como Deoleo, la oportunidad de testar la eficacia de los nuevos modelos de evaluación que se están desarrollando, así como de verificar en tiempo real las diferentes categorías de aceites de oliva vírgenes.

En palabras de Ignacio Silva, CEO de Deoleo: “Queremos contribuir a impulsar un cambio en favor de la calidad, que es la llave para promover un crecimiento sostenible en la categoría del aceite de oliva. Así, mejorar los sistemas actuales de clasificación, reduciendo el componente subjetivo y las interpretaciones, puede promover un impacto muy positivo en este sentido. Sin duda, este paso requiere de la coordinación de todos los actores del sector. Vamos por buen camino”.

 

Validación del modelo como método de autocontrol

La Organización Interprofesional del Aceite de Oliva de España, el campus de excelencia agroalimentaria internacional CeiA3, la Universidad de Granada y tres empresas del sector – Deoleo, Dcoop y Sovena – participan en la puesta en marcha de programas piloto que podrían validar un nuevo enfoque como método de autocontrol.

En la implementación práctica de las tecnologías se llevarán a cabo pilotos en las tres empresas participantes para su validación como método de autocontrol. Además, se implementarán las tecnologías en laboratorios oficiales para avanzar en la posible pre-validación de las mismas.

En este sentido, Deoleo, Dcoop y Sovena aportan muestras primero a las catas, y luego se someten al análisis instrumental y a la posterior clasificación según las señales generadas. Las muestras que obtienen valoraciones diferentes entre las catas y el análisis instrumental pasan después a los laboratorios colaboradores del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España y de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Andalucía. El apoyo científico también corre a cargo de la Universidad de Córdoba, que colabora para prestar asistencia técnica.

Todo ello proporcionará información para ajustar los procedimientos, las herramientas de normalización y los modelos matemáticos. De hecho, validará la idoneidad de estos modelos, y Lourdes Arce, catedrática de Química Analítica de la Universidad de Córdoba, confía en que ya se dispone de un sistema analítico «suficientemente maduro».

“Gracias al apoyo de la Interprofesional y de las empresas del sector, tenemos más de 3.000 muestras de aceite analizadas, muchos trabajos realizados por la Universidad de Córdoba y otros grupos de investigación y creo que tenemos suficiente autoridad científica para decir que esto funciona”. No obstante, Arce, recuerda que para que los equipos funcionen a la perfección, “hay que calibrarlos con muestras tratadas por paneles expertos, al menos por dos paneles, esa es la clave”.

De este modo, SENSOLIVE_OIL ha encontrado su compañero ideal: el Grupo Operativo Sistema de Referencia y Armonización de Paneles de Cata de Andalucía. Denominado INTERPANEL, con quien ha emprendido una colaboración online para coordinar los conocimientos entre las partes interesadas del sector del aceite de oliva y ayudar a establecer normas y procedimientos para que los distintos paneles lleguen a conclusiones armoniosas.

En su seno se integran la Fundación para la Promoción y el Desarrollo del Olivar y del Aceite de Oliva, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra de Segura, el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA) y la Universidad de Granada. Este Grupo es el encargado de aportar esas muestras que permitan calibrar los equipos.

Contexto de investigación

 

En las más de tres décadas transcurridas desde que la Unión Europea dictó el Reglamento 2568/91 por el que se establecían las «pruebas de panel» de análisis sensorial para la clasificación comercial de los aceites de oliva vírgenes, múltiples paneles de entre ocho y doce expertos han determinado las categorías en las que deben comercializarse dichos aceites, en función de sus características organolépticas. Los aceites de oliva vírgenes son los únicos productos alimenticios comercializados en Europa que deben someterse a esta cata organoléptica obligatoria.

Sin embargo, aunque el reglamento ha contribuido indudablemente a mejorar la calidad general, el planteamiento tiene ciertos defectos en lo que respecta al control de calidad, ya que diferentes jurados han llegado a veces a conclusiones distintas al clasificar exactamente las mismas muestras.

Por este motivo, el sector del aceite de oliva encargó a la Interprofesional del Aceite de Oliva Español que se implicara. «En 2013 pusimos en marcha una línea de investigación sobre tecnologías instrumentales capaces de realizar este análisis de forma fiable, rápida, reproducible y económica», explica la gerente de la organización, Teresa Pérez.

En las últimas dos décadas, diez grupos de investigación han participado en el proyecto, coordinado por el CeiA3 de la Universidad de Córdoba. Se ha determinado que dos tecnologías analíticas ofrecen señales instrumentales que, mediante modelos matemáticos y tratamientos estadísticos, indican si un aceite de oliva virgen es lampante, virgen o virgen extra. Así, se ha conseguido este objetivo fundamental para diferenciar un aceite de otro de forma sencilla, barata y fiable.

Integrado por la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, el campus de excelencia internacional agroalimentario ceiA3, la Universidad de Granada, Dcoop, Sovena y Deoleo, como miembros beneficiarios, la Universidad de Córdoba como miembro subcontratado y el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación y la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, como miembros colaboradores.