Español

3 Noviembre 2020

4 minutos de lectura

El aceite de oliva en el cuerpo y la piel para mantenerte sano

El aceite de oliva sigue siendo la opción saludable recomendada para jóvenes y mayores

Mientras la gente de todo el mundo se esfuerza por mantenerse a salvo durante el último resurgimiento de la pandemia de Covid, sigue creciendo el interés por las mejores formas de mejorar la salud y, por tanto, de reforzar la inmunidad contra el virus mutante. Ya se ha convertido en una idea aceptada que, además del distanciamiento social y el lavado frecuente de las manos, es esencial una dieta concienzuda, y para todas las edades, tanto para los jóvenes como para los mayores. Eso incluye elegir los ingredientes adecuados para cada comida.

Estudios recientes publicados por la Asociación Americana del Corazón y el Journal of the American College of Cardiology (Revista del Colegio Americano de Cardiología) han demostrado una vez más que el consumo regular de aceite de oliva reduce significativamente el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión, el ictus y la hiperlipidemia (niveles elevados de colesterol y triglicéridos en sangre).

Además, el aceite de oliva figura como uno de los principales aceites saludables para reducir el riesgo de diabetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares en el informe «Thai Food Good Heart Project», publicado por la Fundación del Corazón de Tailandia bajo el patrocinio real y la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Mahidol. Esto se atribuye a su alto contenido en polifenoles, antioxidantes, grasas monosaturadas, vitaminas E y K y omega. El informe insta a las personas mayores a consumir aceite de oliva para «asegurarse de que reciben los mejores beneficios posibles para su salud durante la pandemia».

También se cita la afirmación de una pediatra, la doctora Pornnipa Sriprasert, de que las aceitunas son ricas en beneficios para la salud de los niños mayores de seis meses.

«El aceite de oliva virgen extra contiene omega 3 y omega 6 en proporciones similares a las de la leche materna, y el mismo nivel de ácido linoleico, lo que lo hace útil para el desarrollo de las fibras nerviosas y el desarrollo del cerebro», dijo. «Puedes empezar a añadir aceite de oliva a la dieta de tu bebé en cuanto esté preparado para tomar sólidos».

Otros beneficios del aceite de oliva para los niños, afirmados en estudios científicos realizados en todo el mundo son el alivio del estreñimiento mediante su consumo regular en las comidas, así como su aplicación en el abdomen (frotando suavemente la barriga en el sentido de las agujas del reloj).

Tres o cuatro cucharaditas de aceite de oliva mezcladas con otros aceites naturales, como el de menta o el de eucalipto, cuando se masajean suavemente sobre el pecho y la espalda del niño antes de acostarse, también pueden aliviar la congestión y la tos, lo que provoca un sueño más reparador.

La sequedad y las alergias son habituales cuando se está encerrado en casa, con el aire acondicionado o los ventiladores funcionando durante todo el día, por lo que el aceite de oliva virgen extra puede ser un magnífico hidratante para la piel, independientemente de la edad. Aplicado en pequeñas cantidades, sus antioxidantes y vitaminas aliviarán la sequedad y garantizarán el descanso.

Todos tenemos que pasar más tiempo dentro de casa, por lo que la mejor dieta posible es crucial tanto para los jóvenes como para los mayores en estos tiempos difíciles. Para saber más, consulte a un pediatra o a otra autoridad médica sobre cómo mantenerse a salvo usted y sus seres queridos.