Español

29 Noviembre 2022

4 minutos de lectura

Impulsando la calidad a través de la sostenibilidad en la industria del aceite de oliva

En Deoleo, la calidad es más que una palabra de moda; es un valor no negociable por el que vivimos.

Cuando hablamos de calidad nos referimos a algo más que a sabor y características técnicas, hablamos de un aceite de oliva que se elabora pensando en el futuro, casando la excelencia con la sostenibilidad.

El director de Calidad de Deoleo, Rafael Pérez de Toro, comparte cómo su trabajo diario está dedicado a hacer que la sostenibilidad sea parte integral de la calidad del aceite de oliva para que podamos seguir ofreciendo más y mejor a los consumidores.

Garantizando la calidad de nuestros productos

La calidad no se consigue de la noche a la mañana; es el resultado de intenso trabajo ,  dedicación y estricto cumplimiento de las normas del aceite de oliva virgen extra. Gracias a esta incansable pasión creamos productos que los consumidores quieren comprar.

En cada paso del proceso del aceite de oliva -desde la cosecha hasta el lineal de tienda- nos asociamos con personas que comparten nuestro compromiso de mantener los más altos estándares posibles.

Trabajamos en estrecha colaboración con los agricultores y junto a la naturaleza para preservar el valor nutricional, la frescura y el sabor de las aceitunas desde el momento de su recogida. Después de la cosecha, nos aseguramos de  proteger esas aceitunas -y el aceite que producen- hasta llegar a la mesa de los consumidores bajo estrictos protocolos. Las personas que compran aceite de oliva de Deoleo esperan y merecen los más altos estándares, por lo que sólo uno de cada diez aceites que testamos llega a convertirse en producto final.

Definiendo la alta calidad

Definir la calidad en Deoleo requiere tener en cuenta varios aspectos

En primer lugar, debemos analizar el aceite de oliva desde el punto de vista técnico. Trabajamos con los productores para asegurarnos de que siguen las mejores prácticas disponibles para preservar la calidad, tanto desde el punto de vista químico como de los atributos sensoriales. La inversión en tecnología ha sido crucial para comprender mejor las características de nuestros aceites, impulsando mejoras que ofrecen experiencias cada vez más agradables al consumidor.

Igualmente importante es el sabor. Por eso creamos mezclas únicas, con diversas variedades de aceitunas de distintos orígenes para satisfacer los gustos de los consumidores de todo el mundo.

Así, la calidad debe equilibrar un sabor superior con la calidad técnica necesaria para cumplir con los protocolos de sostenibilidad y calidad necesarios.

Mezclando calidad y sostenibilidad

Para nosotros, un producto no puede considerarse de alta calidad si no es sostenible. Deoleo ha sido pionero en las prácticas responsables del aceite de oliva, desarrollando un protocolo de sostenibilidad para impulsar el progreso en todos los niveles de producción.

Nos comprometemos en primer lugar a seguir las mejores prácticas a medida que éstas evolucionan, y a la vez mejorar la calidad y la sostenibilidad de nuestros productos de forma exhaustiva y transparente. Es un compromiso que nos distingue como líderes del sector y permite a los consumidores saber que Deoleo es un sello en el que pueden confiar. Porquecuando consideramos lo que define un producto de alta calidad, creemos que es importante ir más allá de nuestros propios estándares para abordar también las expectativas de sostenibilidad de los clientes.

En toda la cadena de producción, promovemos la mejora continua y la transparencia radical. En su función, Rafael trabaja tanto a internamente como con los proveedores externos para garantizar el cumplimiento de las normas de calidad más estrictas:

«Ponemos a los consumidores en el centro, ofreciéndoles los productos que quieren y esperan. Para satisfacer las expectativas de los consumidores en cuanto a calidad y sostenibilidad debemos tener en cuenta algo más que las prácticas técnicas. Debemos asegurarnos de que satisfacemos las necesidades de la población actual sin poner en riesgo a nuestras generaciones futuras por agotar los recursos naturales».